LIMPIADORES  BIODEGRADABLES

El término biodegradable es cada vez más común en nuestro medio y como todos, o casi todos, tenemos la tendencia a comprar productos que incluyan este rótulo en su empaque, actitud muy noble que en muchas ocasiones ha sido manipulada por parte de los fabricantes, pero en realidad ¿A qué nos referimos cuando decimos que un producto es biodegradable?

 

La definición de biodegradable es: “producto o sustancia que puede descomponerse en elementos químicos naturales por la acción de agentes biológicos, como el sol, el agua, las bacterias, las plantas o los animales.” Es una definición clara, fácil de entender y es de esa manera cómo la aplican muchos fabricantes, sin embargo, hay un gran vacío en la misma y consiste en que le falta ser explícito en cuanto a cuánto tiempo se requiere para que ese producto o sustancia se descomponga en sus elementos básicos y en qué porcentaje. Según la normatividad colombiana para que una sustancia sea clasificada como biodegradable debe degradarse como mínimo el 60% y en un tiempo máximo de 21 días. ¿Cómo saber si el producto en el que estamos interesados cumple con estas características? Existen laboratorios independientes especializados que realizan las pruebas necesarias y expiden los certificados correspondientes.

 

Sin dejar de reconocer que es muy importante que la sustancia que estemos utilizando sea biodegradable, existen aspectos complementarios al momento de usar limpiadores líquidos en las labores de limpieza que nos ayudarán a tener un menor impacto medio ambiental:

Prefiera productos concentrados: de esta manera transportamos menos agua y productos inertes presentes en los limpiadores que lo único que hacen es agregar peso y por lo tanto se consume más combustible en su transporte.

 

Use equipos automáticos de dilución y aplicación: de esta manera nos aseguramos que la proporción entre el producto concentrado y el agua que ponemos nosotros sea exacta y no haya desperdicio de producto ni de agua y que el producto final funcione tal y como fue formulado por el fabricante.

 

Use equipos y accesorios adecuados a las necesidades: recuerde que un proceso de limpieza requiere 4 factores: sustancia química, tiempo, temperatura y acción mecánica, si uno de ellos no está presente o es deficiente su presencia tendrá que ser compensado con los demás, en pocas palabras sino le da suficiente tiempo de acción al químico, sino tiene una buena fibra abrasiva, cepillo o máquina, sino tiene temperatura, tendrá que usar más químico.